diciembre 1, 2022

MovilidadyNoticias

Somos una página web dirigida a todas las personas interesadas en obtener información relevante sobre temas de actualidad y de los diferentes medios de transporte público.

Regresan a la «nueva normalidad» con crisis del transporte público

Los niños de regreso a clases presenciales, los padres y las madres a las oficinas, todo comienza a volver a la normalidad luego de casi dos años diferentes debido al Covid-19. Sin embargo, el retorno no ha sido agradable para los que usan el transporte público, el cual está más caro, insuficiente y con grandes deficiencias.

Carol es una madre soltera con dos niños en edad escolar. Vive en la zona 21. Hasta enero de este año, estuvo en su casa con teletrabajo, pero fue requerida su presencia en su centro de laboral y allí inició su calvario.

«Desde que regresamos se me ha complicado la movilización porque no hay buses y he tenido que pagar taxis colectivos para ir a trabajar. Antes de la pandemia pagaba 1.10 quetzales y sólo tomaba un bus, ahora el taxi me cobra 10 quetzales y me deja en el Trébol, así que tengo que transbordar y pagar otros 5 quetzales, eso sólo de ida», detalló.

Sus costos se incrementaron a casi 30 quetzales diarios. La situación empeoró hace unas tres semanas cuando el colegio donde estudian sus hijos les informó que retomaría las clases presenciales, lo que significaba un nuevo gasto. «Siempre usé el servicio público porque era más barato, yo pasaba dejando a los niños y seguía mi camino, pero ahora es más caro. Ya no sé que hacer, porque los salarios siguen igual», lamentó.

Carol no es la única. Cientos de guatemaltecos que utilizan el transporte público se encontraron el lunes con un incremento al pasaje no autorizado. De 5 quetzales que estaban cobrando bajo el argumento de la pandemia, los transportistas aumentaron a 10 quetzales el pasaje en horas pico y 8 el resto del día, pese a que la tarifa autorizada sigue siendo de 1.10 quetzales.

Lo peor es que acortaron las rutas, por lo que las personas se ven obligadas a tomar otro vehículo para llegar a su destino y con ello pagar más de pasaje.

«Todo está insostenible. La nueva normalidad tomó de sorpresa a la población que ahora se encuentra con una canasta básica más cara y, por si fuera poco, con un transporte público ineficiente y que subió su precio de manera unilateral. Aquí hay un problema de gobernabilidad que el Gobierno tiene que voltear a ver», manifestó Edgar Guerra, defensor de los Usuarios del Transporte Público de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH).

Justifican incremento

Mientras que las municipalidades han tratado de evitar el aumento con multas de hasta 5 mil quetzales a los buses que fueron sorprendidos cobrando la tarifa no autorizada, los transportistas justifican el alza y argumentan que sus costos se han incrementado y que el subsidio a la gasolina y el diesel establecido por el Gobierno, ha sido infuncional.

Edwin Amaya, presidente de la Asociación de Propietarios de Autobuses Urbanos de Guatemala (Asopagua), explicó que sus costos se han incrementado. «La gasolina está mas cara, ello hace que también se incrementen los lubricantes y, más aún, los repuestos. Para nadie era un secreto que el precio del transporte era cuestión de tiempo que se iba a incrementar», señaló.

Según el transportista, «el subsidio que otorgó el Gobierno a las gasolinas no tuvo éxito. Lo siento por las personas que usan el transporte público, pero nuestras condiciones han cambiado. Llevamos 10 años cobrando la misma tarifa y los subsidios no llegaban al usuario, era inevitable que esto pasara».

El problema es que el servicio sigue siendo ineficiente. Los mismos transportistas reconocen que hay menos buses y no están cubriendo todas las rutas.

«Actualmente tenemos un parque autorizado de 3,150 buses, incluyendo Mixco, pero están en circulación unos 2 mil, ya que el Gobierno decidió eliminar los buses rojos y el Transurbano está trabajando con un 90% de su capacidad, aproximadamente», explicó Amaya.

Mientras que Walter Montiel, representante de los transportistas de Mixco, reconoció que están trabajando con 40% de la flota que tenían antes de iniciar la pandemia, y están cubriendo unas nueve rutas.

«Muchas personas ya no usan el transporte público, algunas trabajan desde sus casas y otras compraron moto o utilizan los taxis piratas. El volumen de pasajeros se ha reducido en un 40% aproximadamente. Es decir, antes abordaban entre 600 y 700 personas, ahora suben entre 150 y 250 diarias, pero los costos para el servicio se han incrementado», manifestó Montiel.

Mesas de trabajo

El defensor del Usuario del Transporte de la PDH comentó que desde el 2020 se han realizado mesas de trabajo para buscar soluciones, pero dueños y pilotos del transporte público se han opuesto. Una de las soluciones que se planteó fue la colocación del sistema de cobro automático en el Transurbano, similar al que usa el Transmetro, ya que este «no puede ser manipulado por nadie más que la autoridad competente».

«El problema que tenemos aquí, es que ellos pueden cambiar el precio cada vez que a ellos se les da la gana. Entonces, las personas no saben cuánto están pagando realmente de pasaje y sólo lo ven cuando vuelven a subir a otro bus», recriminó Guerra.

Pero los transportistas se oponen. Para ellos, la única solución es un incremento del pasaje. Pese a ello, Montiel explicó que accedieron a restablecer el servicio en Mixco, porque las autoridades municipales iniciaron un diálogo para buscar una solución y que el incremento del pasaje no sea de manera unilateral.transporte público, transporte urbano, transmetro, transurbanoEl transporte público de Mixco suspendió el servicio el miércoles 18 de mayo, luego de ser multados por incrementar el pasaje sin autorización. (Foto: Wilder López/Soy502)

«Nuestros costos de operación se han incrementado en un 90% derivado del alza a los combustibles. No solo es el diesel, también son los carburantes y los repuestos. Además, hay menos personas abordando los buses, la situación está complicada», insistió el directivo de los transportistas de Mixco.

Al respecto, el alcalde de Mixco, Neto Bran, indicó que la mesa analizará un posible incremento al pasaje, pero dependerá de un análisis técnico, aunque se quejó de la inactividad del Gobierno central ante la escalada en los precios del combustible.

«Esta es una situación que no debería de estar viendo la Municipalidad de Mixco, sino que es un tema de Gobierno, el tema de los precios de los combustibles debería de ser tratado por el Gobierno, pero aquí estamos haciendo el chance que ellos deberían de hacer, como lo hemos hecho con la seguridad pese a ser responsabilidad del Gobierno», manifestó Bran.

Mientras que la Municipalidad de Guatemala, a través de su departamento de comunicación, explicó que se ha apoyado a través de operativos que fueron solicitados en conjunto con la Superintendencia del Transporte Público en varios puntos de la ciudad y se ha brindado todo el apoyo. Adicionalmente, se tiene una mesa de trabajo que ha estado activa ante esa situación.

Exigen actuar al MP

Para Vladimir Díaz, secretario de la Asociación de Usuarios del Transporte Urbano y Extraurbano (AUTUE), es urgente que las autoridades municipales y de Gobierno central actúen de inmediato, ya que el incremento al precio del transporte es un golpe más para los usuarios.

«Estamos preocupados porque las personas ya no pueden pagar más y están molestas. Además, los estudiantes están por regresar a clases presenciales. Es imposible que la situación continúe de esta manera porque la población ya no puede pagar más», manifestó.

Además, exigió al Ministerio Público (MP) que inicie una investigación de oficio, ya que al realizar un incremento no autorizado se habrían cometido los delitos de enriquecimiento ilícito y estafa continuada. «Estábamos esperando que actuaran de oficio, pero por lo visto no lo harán así que vamos a presentar una denuncia en contra de los dueños del transporte», indicó.

Pero el presidente de Asopagua indicó que desde el momento que el Gobierno dejó de dar subsidio, abrió la puerta para que ellos pudieran incrementar el costo del pasaje, pues la misma ley lo establece.

«Las cosas deben de cambiar de inmediato. Las autoridades tienen que buscar soluciones. El impacto económico es alto y el servicio es ineficiente y escaso. Las cosas no pueden continuar así», urgió el Defensor del Usuario del Transporte de la PDH.

Al tiempo que recomendó la intervención legal y operativa del Transurbano para evitar los aumentos unilaterales y no autorizados.

Soy502 buscó una opinión de Armando Samayoa, directivo del Trasnurbano, pero no obtuvo respuestas pese a las constantes llamadas realizadas.

Fuente | Soy502

About Post Author